jueves, 17 de julio de 2014

Páginas de una ciudad

Sinceramente no me canso de escribir sobre mi ciudad, así que aquí les dejo un radio documental que robó mis noches de sueño durante todo un mes, pero que hoy me regala el placer de estar terminado y listo para ser compartido con todos ustedes.

Escuchar aquí!

martes, 15 de julio de 2014

Amor por una ciudad

Vivo en una ciudad que nunca se cansa, que jamás se detiene, que vive al ritmo que vive su gente. Por sus calles, algunas asfaltadas, otras adoquinadas que nos remontan dos siglos atrás, caminan a diario los más peculiares personajes.

Mi ciudad tiene rincones que sorprenden a cada paso. Un tren como museo, un hotel que exhibe las huellas que trajeron el cambio, una estatua que habla de un burro yendo de puerta en puerta, una montaña testigo de nuestras vidas y hasta un malecón, rodeado de edificaciones y lejos del mar.
Amo sentarme en un banco del Parque Vidal y conversar o simplemente callar y escuchar. Escuchar a quienes pasan por mi lado, la lluvia que emana de la bota de un niño de bronce, la música proveniente de un teatro siempre vivo o los gritos que anuncian tanto la mercancía, como el saludo a un amigo.

El paso del tiempo no la ha hecho vieja, sino que la ha embellecido, le ha agregado nuevos adornos, ha traído nuevas experiencias y mayores encantos a esta ciudad que crece con su historia.
 
Escritores, cantantes, pintores y artistas de todo tipo la han hecho su musa.

Quienes, aquí nacen, nuca dejan de sentirse atraídos por ella. Quienes se alejan, la extrañan en la distancia y añoran desandar nuevamente por estas aceras estrechas, pero llenas de recuerdos y encantos.

Amo los amaneceres de esta ciudad. Ver cómo despierta del letargo de la noche. Sentir las campanadas que anuncian a todos el comienzo de un nuevo día, escuchar las aves animar el parque al dejar su sueño y ver las nuevas luces y colores que cada mañana invitan a vivir Santa Clara. 

¿Por qué tantos nos enamoramos de esta tierra? Es un secreto bien guardado por ella, una receta que revela solo a quienes hacen un pacto sincero de llevarla siempre en el corazón, un pacto de declararse siempre con orgullo santaclareño.

miércoles, 9 de julio de 2014

Azules y Naranjas

Este mundial ha cumplido con la promesa de ser —en mi opinión— el mejor mundial de la historia. Y eso lo puedo decir hasta yo que no soy fanático del deporte, pero que sí disfruto de un buen partido, sobre todo si la emoción es tanta como la que se respiró ayer con la semifinal Brasil-Alemania.

Hoy se discute el último boleto para el gran juego de este domingo, pero sin dudas sea cual sea el afortunado todos disfrutaremos de un partido digno de campeones.

Quiso el azar que hoy 9 de junio celebrase Argentina el día de su independencia. Quiso también que hoy se enfrente a por la oportunidad de ser una vez más campeón del football mundial.

Solo sé que las tensiones están a mil y que el equipo latinoamericano tiene un impulso extra para intentar conquistar el triunfo de hoy.

Solo resta esperar al juego y también prestar atención a lo que dirá nuestro querido ratón mundialista, que por lo visto parece ser un experto en esto del más universal de los deportes. Veremos si hoy acierta.

lunes, 7 de julio de 2014

El silencio de los corderos

Luego de unas cuantas semanas de silencio en mi blog —por lo cual me disculpo— nuevamente regreso a las olas del surfeo digital, nada mejor para contrarrestar el calor de este verano que ya comienza.

Durante mi ausencia de la blogosfera han pasado muchos acontecimientos y me quede con el deseo de comentarlos y patentar mis criterios al respecto. Ello me hizo pensar en cuantas veces queremos hablar y no podemos... o no nos dejan.

La posibilidad de expresarnos libremente, sin nadie que nos limite o cuestione, es un logro y sueño en democracia.

En no pocas ocasiones, demasiadas para contar, nos vemos influenciados y movidos a pensar como nos dicen que tenemos que hacerlo. Hacer algo fuera de ese marco establecido, trae consigo molestias y miradas reprovatorias de aquellos que nos rodean. Incluso, en casos extremos, podemos ser perseguidos por lo que creemos.

¿Por que? ¿Acaso no somos todos iguales ante la ley? ¿Acaso no podemos comportarnos como miembros individuales y únicos dentro de la sociedad donde vivimos?

Muchas veces me lo he preguntado, muchas veces me he callado este comentario, pero sé es generalizado, tanto en Cuba, como en otras tantas partes del mundo.

Los grandes líderes de nuestra historia fueron personas que pensaron y opinaron por sí mismos aunque ello significara ir contrario a lo que dictaba su tiempo.

Martin Luther King "tuvo un sueño" en una nación blanca y racista. Fidel Castro quizo cambiar un gobierno tiránico y corrupto. Julian Assange se enfrentó al velo de hierro y silencio tras el cual se ocultaban informaciones que estremecerían al mundo...

Tú y yo tenemos la oportunidad de marcar nuestra vida y quien sabe si también a los que nos rodean, solamente con no callar y asentir porque sí; solamente con no ser corderos obedientes que no piensan.

Hagamos que cada día cuente y que cada voz sea importante. Es nuestro derecho, no permitamos que nadie nos lo robe. Quién sabe, alguno de nosotros podría ser el próximo en impactar nuestro tiempo y escribir una página en la historia.

viernes, 16 de mayo de 2014

Romerías de Mayo y de Periodismo

Quien no ha viajado a la región oriental del país, o no lo hace con frecuencia, como diría el cabo Pantera: no sabe lo que es la vida. ¡Y vaya si conocimos de cerca la experiencia!, pues tras más de nueve horas de viaje ya no sabíamos cómo ponernos o cómo estirarnos dentro de la guagua de la cual queríamos bajar.

Así llegamos a Holguín: la ciudad de los parques, la Loma de la Cruz, de las anuales Romerías de Mayo y, durante la pasada semana, también del VI Coloquio de Periodismo y Primer Concurso Periodístico Universitario “Apunto”.

Las delegaciones de las demás provincias aun no arribaban, pero no superaban el número de 10 por universidad. Por tanto, al llegar la yutong proveniente de Villa Clara y ver descender abrupta y apresuradamente a casi 30 estudiantes de la carrera… vamos, estoy casi seguro los organizadores se espantaron.

Iniciamos el domingo 4 de mayo, hasta el día 6, un tiempo de intercambio y competencia. Une espacio donde se pretendía acercar a los asistentes al modo de hacer periodismo en cada uno de nuestros colegios.

Eventos teóricos, ponencias y conferencias no escasearon, como es habitual, pero como en Romerías estábamos no faltó tampoco nuestra salida diaria… yo diría mejor “nuestras salidas diarias” para recorrer cada uno de los parques de la ciudad, sus calles y paseos.

De este modo vimos cuanta tienda había, visitamos cuanto museo, café, centro cultural y lugar interesante nos sugirieron y, claro está, disfrutamos de la fiesta que desbordaba la ciudad bajo el auspicio de la AHS y la presencia de artistas de toda Cuba.

Las fotos con famosos al caminar por las calles no se hicieron esperar. Tampoco las expresiones de disfrute y admiración al ver actuar a la Compañía D’ Morón Teatro o cuando contemplamos la urbe desde la impresionante panorámica que se tiene al subir los —si no me equivoco— 600 y tantos agotadores escalones de la Loma de la Cruz.

Pero a pesar de no perder oportunidad para caminar Holguín de arriba abajo, hasta casi repetir los mismos sitios, las actividades del Coloquio fueron centro de cada jornada.

Así, al finalizar el evento, la UCLV recibió a manos de sus estudiantes 12 de los premios otorgados en las comisiones de televisión, prensa escrita, radio y ponencia de investigaciones.

Ello, además, hizo a la Unión de Periodistas de Cuba en la provincia destacar nuestra participación con el premio a la popularidad y el entusiasmo que nunca faltó y distinguió nuestra estancia.

Mas todo comienza y finaliza; en este caso nuestro viaje lo hizo dejando insatisfacciones como: no haber ido a la Playa Guardalavaca, u obtenido más premios. O en el caso de algunos, no haber podido en su momento convencer —o por solidez de criterio: vencer— a uno que otro contrincante teórico que cuestionó los resultados de las investigaciones presentadas.

A pesar de ello y de que aún muchos no aterrizamos del todo y nuestra mente sigue por el oriente, el IV Coloquio de Periodismo “Apunto” y nuestra visita a las Romerías de Mayo son ya una experiencia a atesorar. Y claro, sin dudas, a repetir, pues más de uno ya anda elaborando trabajos para la séptima edición.

Hasta entonces a disfrutar los premios y el año próximo, nadie piense lo contrario, una vez más nuestra carrera de Periodismo y nuestra universidad quedarán entre las mejores del país. Veamos si para entonces el viaje lo podemos hacer en avión y nos ahorramos la carretera.